Confrontación tras la búsqueda

Proceso y Resultado de todos los participantes | Todos los días

Confrontación tras la búsqueda

Martes, 18 de mayo de 2010, por Miguel Sánchez Lindo

Durante esta mañana, los participantes en el workshop han estado mostrando el material que ayer recopilaron en sus derivas por la ciudad. La puesta en común de estos datos, fotografías, jucios y opiniones al vuelo ha acabado despertando ineterés y estimulando las críticas de unos a otros.

En particular, ha sido en lo referente a la reciente reforma de la calle Fuencarral donde más se ha visto la diversidad de opiniones. Frente a algunos que sostenían que la reforma había sido buena en todos los aspectos, revitalizando la zona y proyectando su rasgo más característico, el comercio; otros han respondido que la peatonalización de la calle no había creado una zona peatonal, de recreo y disfrute del pasear, sino un flujo de velocidad creciente y una masificación poco adaptable a los objetivos del workshop. Otros temas tangenciales, evidentemente más cercanos a la estética que al ritmo y la sociabilidad, hicieron también aparición. El granito con el que se ha repavimentado esta calle del centro de Madrid ha sido duramente juzgado. La opinión general era que este material tenía una gran facilidad para ensuciarse y que, en sólo unos meses, daba la impresión de estar siempre sin limpiar. Que, en vez de gastarse y demostrar el paso del uso y del tiempo, se hacía vieja.


El grupo que visitó La Latina ha hecho énfasis en un equilibrio entre la reforma y la conservación del aspecto actual del barrio. De Azca se ha subrayado lo desaprovechados que parecían unos espacios de sorprendente potencialidad slow. Grandes zonas de tránsito, pensadas para evitar cualquier obstáculo al mismo, en los que se podrían investigar formas distintas de apropiación y disfrute del espacio público.


Por último, y a partir de unas imágenes de inspiración que ha traído Jesús Fuentes (de Acconci, Héctor Zamora…), se han podido determinar varias líneas de interpretación del concepto slow. Desde el evidente sentido de la velocidad y el fluir, a un concepto puramente subjetivo, en el que la percepción de los espacios es la que determina el término (cuán a gusto estamos en un ambiente), pasando por una tercera vía de interpretación basada en la sociabilidad posible en los distintos espacios.

Son estas interpretaciones las que al final guiarán los caminos que seguirá cada uno.

Valoración · 0 votos
Loading ... Loading ...

Publica un comentario

Colaboradores:
© 2017 IED | Aviso Legal